martes, 1 de noviembre de 2016

Pedro "Sancho" de Pablo


Pedro “Sancho” de Pablo

En el Día y Año de la Salvación Consumada, 28 de octubre de 2016, en Villanería de la Risa todavía sonaba el bramido del "No" por sistema que, a diestra y siniestra, repartió con desdén el carismático líder de la Hermandad del Proletariado.

En las urnas millones de españoles de toda condición eligieron libremente a sus representantes, y estos representantes tienen el derecho y la obligación de contribuir de la mejor forma posible a defender los intereses de todos los ciudadanos, con la misma naturalidad y madurez que el pueblo mostró al hacer uso de las urnas. Nadie tiene derecho a negarle a todo un pueblo la legitimidad de las urnas, nadie. El legado de la Transición, que no es otro que hacernos dueños de nuestro propio destino, lo hemos heredado todos, y hoy hay que defenderlo porque gracias a ello está en nuestras manos, y sólo en nuestras manos, que un iluminado mesías tenga la oportunidad de comprometer ese legado. La fórmula del leninismo “amable” que nos tienen reservado algunos no difiere en nada del alienamiento social y económico que está impuesto en el país caribeño más desarraigado de la tierra, que, por si no lo saben, es el ejemplo señalado por los que cuestionan nuestra democracia representativa como referente inequívoco de su política. Celebro que la Hermandad del Proletariado haya optado por la socialdemocracia europea antes que por el populismo, la demagogia y el delirio, que tanta gracia parece hacerle en estos días al carismático exlíder Pedro “Sancho” de Pablo.

Altruistamente, Pedro “Sancho” de Pablo fue acogido en la misericordiosa abadía Salvados, santuario de los iluminados locales, donde purificará su alma con el flagelo de la mortificación mediática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada